1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://fotografia.about.com/od/Exposicion_fotoyvideo/tp/Diez-Errores.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Comenta en el foro

Diez errores comunes al tomar una fotografía

Por

Existen un sinnúmero de errores que si no reflexionas y continúas cometiendo con frecuencia, pueden aniquilar tu prestigio como “Cazador de imágenes”. Estos descuidos comunes se deben en la mayoría de los casos, a una falta de análisis sobre los requerimientos de la toma por hacer y casi todos, tienen soluciones muy simples que si recuerdas y aplicas en cada ocasión que uses tu cámara, seguramente no volverán a repetirse. Conozcamos juntos a “Los diez más buscados”, los diez errores más comunes de los que debes mantenerte alejado para mantener a salvo tu reputación, ante el cruel juicio de los espectadores:

1. Imagen oscura

Imagen sub expuesta
Ricardo Avila

El primero de ellos es conocido en el bajo mundo de las luminarias como “El Tinieblas”: la luz es la materia prima en cualquier disciplina que tenga que ver con la captación de imágenes y la única forma de garantizar buenos resultados en nuestras fotografías es contar con ella en abundancia, o en caso contrario, compensar su ausencia de alguna forma. Lo primero que hay que tomar en consideración es que las cámaras digitales, aún las profesionales, son mucho menos sensibles a la luz que aquellas que utilizan películas de nitrato de plata y esto, representa una gran desventaja especialmente cuando se trata de fotografía nocturna. Es cierto que la gran mayoría de las cámaras, incluyendo las de tipo “Snaspshot”, cuentan con un pequeño flash integrado pero lamentablemente, este tipo de dispositivos no ofrecen una distancia crítica mayor a tres metros y medio. Es entonces necesario que antes de disparar, procures mantener los sujetos u objetos a una distancia tolerada por la potencia del flash que se esté utilizando.

2. Imagen movida

Error de barrido
Ricardo Avila

El segundo horror o error que persigue a los incautos en sus primeras experiencias fotográficas es “El Movido”,  y tiene mucho que ver con lo dicho en el punto anterior. Para ser captadas con precisión, las imágenes en movimiento requieren de una mayor velocidad de obturación, es decir que el tiempo de exposición de la película o sensor a la escena debe ser muy corto, ya que de lo contrario, se superpondrá varias veces la imagen del objeto en movimiento hasta crear un efecto conocido como “Barrido”. Para que la velocidad de obturación sea alta (es decir breve), es indispensable que las condiciones de iluminación sean óptimas. En el caso de la fotografía analógica, es posible adquirir películas de muy alta sensibilidad que facilitan enormemente las tomas en movimiento, para los equipos digitales, algunos poseen un modo de configuración que permite incrementar la velocidad de obturación siempre y cuando, cuentes con la fortuna de asistir a las carreras en un día completamente soleado.

3. Imagen desenfocada

Error de enfoque
TVFiesta

El tercer error es el villano aliado de los optometristas y es conocido como “El Miope”. Las fotografías “Fuera de foco” representan una verdadera molestia para quien las hace, y pueden incluso llegar a generar crueles apodos como “El Cuatrojos”. Un buen enfoque es crucial en cualquier fotografía y puede lograrse fácilmente poniendo atención en los siguientes puntos:

  • Cuando se trabaja con el arillo o control de enfoque en modo manual y se cuenta con un lente tipo “Zoom”, la forma más efectiva de asegurar la imagen es primero, hacer un acercamiento sobre el sujeto al límite de lo que permita el rango de amplificación del lente. Una vez establecida la toma cercana, hay que asegurar el enfoque buscando alguna parte de la imagen que tenga líneas perfectamente definidas (un barrote, el tronco de un árbol, los labios de una persona, etc.). Ya con el enfoque definido, se puede volver a retirar la toma hasta el encuadre originalmente planeado.

  • Cuando se trabaja con el arillo o control de enfoque en modo manual y no se cuenta con buena iluminación como para establecer el enfoque, es necesario hacer un cálculo aproximado de la distancia del sujeto u objeto y adaptarlo a la escala de distancias que comúnmente, viene inscrita en el cuerpo del lente de la cámara. Es preferible hacer el disparo con este margen de error, a hacer la toma sin tener idea de cuál será el resultado.

  • Cuando se utiliza una cámara que calcula el enfoque de forma automática a través de un haz infrarrojo, es importante asegurar que no exista ningún tipo de malla, barrotes o incluso cristales entre la cámara y el objeto o sujeto. Este tipo de obstáculos, pueden causar un error en el cálculo de la cámara y no definir con claridad el objetivo principal.

  • Cuando por condiciones de iluminación o movimiento, la cámara no puede lograr el enfoque en modo automático, lo mejor es buscar un punto bien iluminado a una distancia similar del objeto que se quiere fotografiar. Después, presionar el botón a la mitad del recorrido (para guardar el parámetro de enfoque) y encuadrar de nuevo el objeto para completar el disparo.

  • Por último, cuando se trata de un paisaje nocturno y la cámara no logra enfocar automáticamente, lo mejor es pasar al modo manual y colocar el arillo o control de enfoque en el extremo marcado con el símbolo de infinito (∞).
  • 4. Oportunidad perdida

    Toma perdida
    Ricardo Avila

    El cuarto error es probablemente el más perverso de todos. Cuando se hace presente, mancha indeleblemente la reputación del fotógrafo de ridículo y vergüenza. Se le conoce como “El Ausente” y se manifiesta cada vez que se pierde el momento exacto de la fotografía por falta de preparación. ¿En cuántas ocasiones se te ha escapado el momento exacto en el que el festejado apaga las velas, porque la cámara estaba tratando de enfocar en automático? ¿Cuántas veces se fue la oportunidad de inmortalizar un espectacular atardecer en la playa porque la pila se descargó? ¿Cómo pudiste permitir que se te fuera la oportunidad de fotografiar un platillo volador, sólo porque la cámara estaba guardada en su estuche? Una buena fotografía depende en gran  parte del sentido de la oportunidad y como mencioné antes, somos cazadores de imágenes y la liebre siempre escapa ante el titubeo de la escopeta. Asegúrate siempre de contar con todos los elementos necesarios que te permitan enfrentar cualquier contingencia que se presente durante el evento: baterías suficientes y con buena carga, películas o memorias de sobra, una correa cómoda que te permita mantener tu cámara siempre lista y a la mano, un paño suave o papel tisú por si es necesario limpiar la lente, y los accesorios adicionales siempre cerca (tripié, flash, lentes, etc.), en una buena maleta que permita mantener todo protegido y en orden.

    5. Imagen en contraluz

    Alto contraste
    Ricardo Avila

    El quinto error es el favorito de los malhechores bajo un programa de protección de testigos: “El Anónimo”, y este error se produce cuando de forma accidental, se hace una toma a contraluz. Por norma general, es importante asegurar que nuestro sujeto principal sea el que se encuentra en mejores condiciones de iluminación. Si el fondo refleja significativamente más luz que el centro de atención, hay que tratar de exponer de acuerdo a los valores correctos del sujeto principal y sacrificar el resto en la sobre exposición resultante. Un ejemplo clásico de esta problemática es un retrato en la playa, donde el sujeto se encuentra bajo la sombra y el fondo se compone de la cálida arena y el mar que reflejan la furia del sol. Para tratar de contra restar esta desfavorable situación, se debe colocar el flash en modo activado, de esta forma aunque la cámara indique que no lo requiere, el flash disparará y compensará un poco el alto contraste de la escena.

    6. Ojos rojos

    Reflejo del cristalino
    Ricardo Avila

    El sexto error es un poco difícil de controlar y más que considerarlo como un descuido, lo clasificaría como un accidente provocado por influencias ultra terrenales. Se llama “El Diabólico”, y se produce en las personas y especialmente en algunos animales como los gatos que al ser fotografiados, reflejan en sus ojos infernales el alma de un ser maligno...

    En realidad, este efecto se produce cuando el iris del ojo se encuentra muy abierto y ante la imposibilidad de reaccionar a la misma velocidad del disparo del flash, la luz es reflejada directamente en el cristalino creando el destello rojo que vemos en la imagen. Para tratar de evitar este accidente lo ideal es preparar a los sujetos colocándolos de frente a alguna fuente luminosa o incluso, utilizar el modo de ráfaga de disparos previos (red eye reduction), que algunas cámaras tienen disponible en sus programaciones.

    7. Encuadre descuidado

    Encuadre cortado
    Ricardo Avila

    “El Descuartizador” es el temible mote que recibe el séptimo error de la lista y se refiere a un descuido en la composición del encuadre. Nunca es placentero a la vista la mutilación de partes que han sido excluidas de la fotografía como la cabeza completa de alguien, una mejilla, la barbilla en un acercamiento extremo e incluso, hasta manos y piernas cuando son significativas para la composición. La mayoría de las cámaras analógicas y digitales, integran en sus visores marcas de referencia con la intensión de prevenir este tipo de equivocaciones, siempre y cuando, nos limitemos a encuadrar los sujetos y objetos dentro de las líneas acotadas.

    8. Imagen rojiza o azulosa

    Imagen con influencia calida
    Ricardo Avila

    Una vez más se deja ver la importancia del conocimiento sobre las propiedades de la luz en otro error común: “El Daltónico”, y este se produce cuando no calibramos adecuadamente la cámara a la temperatura cromática de la fuente luminosa. La luz, dependiendo de su emisor y el grado de filtrado que sufre antes de llegar hasta el lente, posee diferentes temperaturas cromáticas que en los dispositivos de registro visual, se traducen en diferentes gamas tonales que van desde colores cálidos como el salmón, hasta colores fríos como el azul del cielo. Esto resulta muy difícil de observar ante el ojo humano debido a su asombrosa capacidad de adaptación, sin embargo, el color blanco no se comporta de la misma manera en una toma exterior a las diez de la mañana, que en un atardecer al punto de las seis. En el primer caso, seguramente tendremos una aproximación más precisa al concepto del blanco y en el segundo, el blanco resultará teñido por tonos rojizos debido a la inclinación con la que incide la luz solar en nuestra atmósfera al momento. El estudio de las temperaturas cromáticas es una ciencia apasionante y compleja de la que se hablará más a fondo en otro momento, por lo pronto y para efectos prácticos, si utilizas una cámara analógica, puedes adquirir filtros “De corrección” que permiten ajustar la percepción del lente a diferentes temperaturas cromáticas y para el caso de los equipos digitales, la mayoría de ellos realizan un ajuste de forma automática denominado “White balance” (balance de blanco).

    9. Referencias fuera de proporción

    Imagen desproporcionada
    Ricardo Avila

    Cuando uno protagoniza sus propios eventos, muchas veces asumimos que todo mundo comprende igual lo que nosotros vivimos y esta suposición, genera el noveno error de nuestra lista: “El Adivinador”. Este error es especialmente común cuando se hacen tomas en eventos masivos o escenarios con grandes objetos, y pretendemos que la silueta del familiar que mide apenas 4 milímetros en comparación con el gigantesco monolito que lo acompaña, sea reconocida por todo el mundo y que además, se alcance a apreciar que en aquel entonces cuando se tomó la fotografía, todavía usaba frenillos. Si lo que buscas es atestiguar la presencia de alguien en paisajes u objetos monumentales, es mucho más recomendable mantenerlos a una distancia cercana a la cámara y encuadrados en un extremo, que hacerlos insignificantes colocándolos a gran distancia.

    10. Fallas en el equipo

    Imagen defectuosa
    Ricardo Avila

    El décimo y último de la lista, es un error que hace evidente también el grado de compromiso de la persona con la fotografía. Se titula “El Chatarras” y se refiere a aquellas personas que toman pésimas fotografías simplemente porque no procuran el cuidado  que su equipo merece y lo mantienen en condiciones precarias de operación. Huellas de grasa en las imágenes, ralladuras, lentes estrellados, ausencia de flash por no encontrarse en operación, y hasta residuos de jitomate del bocadillo del último evento, son los síntomas claros de una persona que no valora ni respeta la inversión que hizo en su instrumento y que por lo tanto, no se encuentra verdaderamente comprometido con este fabuloso pasatiempo. Debes hacerte al hábito de limpiar frecuentemente tu equipo con instrumentos básicos como papel tisú para los lentes, brochas y aire comprimido. Un mantenimiento preventivo con el distribuidor autorizado del equipo un par de veces por año, también es una excelente idea para hacer de tu equipo, una inversión placentera y perdurable que responda fielmente a las exigencias que tu creatividad demande.

    ©2014 About.com. Todos los derechos reservados.